Capítulo 1

Una Breve Historia de Dinero

En un momento profundizaremos en la tecnología de cadena de bloques (Blockchain) y en su potencial como herramienta para crear sistemas más socialmente equitativos. Antes de que podamos realizar esta inmersión, creemos que es importante examinar la historia del sistema primario que las cadenas de bloques intentan recrear, el sistema monetario. Si bien las cadenas de bloques se pueden usar para todo tipo de propósitos no financieros, el Bitcoin o las Criptomonedas suelen ser las primeras palabras que vienen a la mente cuando la gente piensa en las cadenas de bloques. Debido a esto, es importante que nos pongamos en la misma página sobre qué son exactamente las monedas tradicionales antes de agregarle el complicado prefijo “cripto”.
Entonces, ¿qué son las monedas o divisas? Claro, los dólares y los euros son monedas, pero más allá de ser un valioso papel en tu bolsillo, ¿qué es realmente una moneda o divisa? Definimos a las monedas como una tecnología que permite a las personas intercambiar valor. El dinero, un término que a menudo se usa indistintamente con la palabra moneda es, en realidad, una versión mejorada de la moneda que permite a las personas almacenar su valor e intercambiarlo. Según estas definiciones, el dinero es una moneda, pero no todas las monedas son “dinero”. Estas definiciones son importantes, pero si no tienen sentido ahora, ¡no importa! Explicaremos estos términos y los aclararemos a medida que realicemos un viaje a través de la historia de estas tecnologías y examinemos de cerca su diseño.
En este punto, es posible que tenga curiosidad acerca de nuestro uso de las palabras diseño y tecnología en referencia al dinero y las monedas. Muchas personas no creen que las monedas o el dinero sean tecnologías, pero estas no son herramientas naturales, lo que significa que alguien las inventó para cumplir un propósito específico. El hecho de que el dinero y la moneda se inventaron como herramientas especializadas para realizar tareas específicas las hace, por definición, tecnologías. Si bien estas tecnologías no se actualizan con tanta frecuencia como el iPhone, si se han actualizado varias veces en los últimos cien mil años. La historia de estas actualizaciones puede proporcionar una buena perspectiva de cómo los términos dinero o moneda realmente van más allá de sólo dólares o euros.
Antes de que la moneda pudiera actualizarse, esta tuvo que ser inventada, y para que fuera inventada, primero no debía existir en lo absoluto. Sin importar lo difícil que sea imaginarlo, nuestro mundo una vez existió sin una forma adecuada de moneda o dinero. Hace unos 100,000 años, esa era la situación. No había una representación intercambiable de valor que se pudiera guardar en el bolsillo y que fácilmente se pudiera intercambiar por casi cualquier cosa. Sin embargo, hasta donde sabemos, los humanos siempre han intercambiado entre ellos y deben haber tenido algún sistema para facilitar dicho comercio. Debido a esto, uno puede preguntarse, ¿cómo fue que los humanos primitivos lograron mantener sus ropas de pieles en sus espaldas y comida en sus estómagos? La respuesta común a estas preguntas es “¡el sistema de trueque!”. Cómo muchas respuestas simples a preguntas complicadas, esa respuesta es una simplificación excesiva que limita con la falsedad.
Si bien el sistema utilizado por nuestros antepasados se parecía al trueque, en realidad no lo era. La idea de que las economías antiguas primero utilizaron el trueque y que el dinero surgió como una mejora de este sistema se presentó primero como una mera teoría de Aristóteles. Más tarde, Adam Smith adoptó esta teoría como un hecho y popularizó la idea en su libro La Riqueza de las Naciones. Al igual que muchas otras dudosas teorías presentadas como un hecho en La Riqueza de las Naciones, Smith también se equivocó en este aspecto. Según la profesora en antropología de Cambridge, Caroline Humphrey (o cualquier otro antropólogo al que le pregunte sobre ese asunto), no hay evidencia de que la economía de ninguna civilización estuviera basada principalmente en el trueque, ninguna evidencia.
Si se imagina una economía basada puramente en el trueque, es bastante fácil ver por qué esto no funciona. Supongamos que usted es un panadero, en la época antes de la invención de la moneda, que vive en una economía de trueques. Acaba de hornear algunos panes, pero está buscando una cena balanceada de panes y peces. En busca de esta comida balanceada, se dirige a la orilla de la costa y ve un bote de pescadores que atraca ahí, así que camina hacia ellos y les pregunta si estarían interesados en cambiar una barra de pan por un pescado. Desafortunadamente, los pescadores ya tienen suficiente pan y no quieren nada del suyo, ¡así que ahora está atrapado con un montón de carbohidratos y ninguna proteína! Lo que acaba de encontrar es el principal defecto de la economía del trueque.
Para que una economía de trueques funcione, esta debe confiar en lo que se conoce como la doble coincidencia de necesidades. Esto significa que para que una persona en tal economía pueda intercambiar lo que tiene por lo que necesita, debe encontrar a otra persona que tenga lo que necesita y que esté dispuesta a cambiarlo por lo que tiene. Es difícil encontrar esta doble coincidencia de necesidades en el mundo sobrepoblado de hoy en día, imagine tratar de encontrarla en una pequeña aldea de 30-60 personas, ¡sería casi imposible! Debido a que las economías de trueque requieren una doble coincidencia de necesidades para funcionar, simple y llanamente, estas no funcionan.
Tal vez ahora se esté preguntando, si una economía basada puramente en el trueque nunca existió, ¿cómo realizaban transacciones las personas antes de la invención del dinero? Por lo que los antropólogos pueden decir, los humanos primitivos utilizaron lo que se conoce como el “sistema de contabilidad mental” para hacer un seguimiento de los créditos y débitos. Usando el mismo ejemplo del pescador y el panadero, así es cómo funciona el sistema de contabilidad mental:
Usted es un panadero interesado en comer pescado para la cena, así que se dirige a la orilla y le propone una transacción al pescador. De nuevo, el pescado ya tiene pan, así que no quiere hacer un intercambio directo hoy. Afortunadamente, como es el año 90,000 A.C., el mundo es pequeño, usted y el pescador son de la misma pequeña aldea y se han conocido durante toda su vida, ¡y el pescador también se convirtió recientemente en su cuñado! Como resultado de la confianza creada entre usted y el pescador debido a su larga relación, ustedes dos pueden llegar a un acuerdo. Este acuerdo establece que su cuñado le dará un pescado hoy y, a cambio, cuando él lo desee, puede llamar a su puerta y usted le dará una barra de pan fresco. Este acuerdo se guardaría en el “registro contable mental” de usted y de su cuñado como un crédito de una barra de pan para su cuñado y un débito de una barra de pan para usted.
Este tipo de sistema informal para registrar créditos y débitos se denomina “registro contable mental” debido a sus similitudes con un registro contable físico, como el que se mantiene dentro de una chequera que muestra una lista de créditos y débitos. Mientras que el mundo moderno se basa principalmente en los registros contables físicos para registrar transacciones los libres de contabilidad mentales todavía tienen, hoy en día, su lugar entre amigos. Es posible que usted haya usado un registro contable mental mientras cenaba con un amigo diciendo, “¡Yo pagaré por el tuyo hoy si tú pagas la siguiente vez!” En este caso, probablemente no escriba que su amigo le debe una cena para llamarle un día para cobrársela. Más bien, confiará en que ustedes dos volverán a cenar algún día y que su amigo pagará la cena cuando llegue ese momento.
Si ha usado este sistema, entonces sabe que un registro contable mental es perfecto para transacciones informales entre dos personas con una relación confiable y duradera. Si este sistema le resulta familiar, es posible que ya haya experimentado las diferencias que hacen los registros contables mentales no sean aptos para la mayoría de los tipos de transacciones.
Existen dos diferencias importantes entre los registros contables físicos y los registros contables mentales, las cuales hicieron necesaria la invención de los registros contables físicos. La primera de estas diferencias puede ser obvia. Un registro contable mental existe exclusivamente en la cabeza de alguien y las entradas se olvidan fácilmente. Y agregando aún más gravedad al asunto, debido que no hay una representación física de los créditos o débitos almacenados en la mente de una persona, cuando las personas no están de acuerdo con el estado del registro contable, es simplemente la palabra de una persona en contra de la otra. Esto puede llevar a serios conflictos que son casi imposibles de resolver. La otra diferencia entre los registros contables físicos y los mentales es que el valor representado en los libros mentales toma la forma de elementos específicos del mundo real, no unidades estándar que representen de manera abstracta valores del mundo real. Este sistema de registro de créditos y débitos como elementos específicos de personas específicas significa que los créditos sólo se pueden usar con una sola persona en lugar de poder ser utilizados para comerciar con cualquiera. Estas dos diferencias significan que para las economías a gran escala donde se producen muchos intercambios, el sistema de contabilidad mental simplemente no funciona.
Si bien los humanos modernos somos conscientes de lo grandiosos que son los registros contables físicos, hubo una vez en la que estos simplemente aun no existían, por lo que durante ese tiempo los registros contables mentales fueron la columna vertebral de la economía. Las comunidades primitivas eran pequeñas y unidas, lo que permitía a las personas tener confianza en que la mayoría de las deudas serían pagadas y los créditos no serían falsificados. Esta confianza permitió a las personas confiables comerciar de forma segura para conseguir las cosas que necesitaban cuando lo necesitaban. Desafortunadamente, no todas las personas son confiables, por lo que se tuvo que crear un mejor sistema.
Hace aproximadamente 25,000 años, la evidencia sugiere que la versión mental del sistema de contabilidad se actualizó lentamente a un nuevo y mejorado tipo de contabilidad. Si bien no hay documentos escritos que registren este momento particular de la historia, se sospecha que la historia se desarrolló en las aldeas de todo el mundo de la siguiente manera:
Usted es el mismo panadero con un cuñado pescador, pero ahora tiene un problema. Su cuñado sigue acudiendo a su panadería insistiendo en que le debe una barra de pan cuando usted sabe que en realidad no es así. Usted es un pacifista y, por lo tanto, quiere evitar pelear con su cuñado a toda costa. El deseo de paz lo lleva a tener una brillante idea. La siguiente vez que usted y su cuñado acuerden intercambiar pescado fresco por una barra de pan a futuro, usted le dará una canica única. Usted le informa a su cuñado que la canica que le acaba de entregar es igual a una barra de pan en su panadería. Cualquiera que lleve la canica a la panadería puede cambiarla por una barra de pan. Si alguien reclama que se le debe una barra de pan, pero no tiene una canica para intercambiarla, no recibirá nada.
En este ejemplo, el registro de la deuda ya no tiene que ser almacenado en el cerebro de alguien, sino que se ha abstraído para ser almacenado en su mano en forma de una canica. Este cambio significa que la deuda se ha movido de un registro mental a un registro físico basado en fichas. En este ejemplo, el registro contable físico es una canica, pero los registros contables físicos adoptaron diferentes formas en todo el mundo. A menudo, eran fichas únicas como canicas, conchas o piedras raras. A veces sólo eran anotaciones en una tableta de arcilla. De hecho, las primeras formas de escritura son registros contables en tabletas de arcilla. Sin embargo, independientemente de su aspecto, la actualización a un sistema de contabilidad físico corrige de manera efectiva los dos defectos principales del sistema de contabilidad mental.
En primer lugar, continuando con el ejemplo de las canicas, al declarar que una canica es igual a una barra de pan, la cuestión de si a alguien se le debe o no una barra de pan ya no depende de la memoria, ni es la palabra de una persona contra la otra. Si una persona tiene una canica, entonces esa persona tiene una barra de pan en su panadería, si no la tiene, no hay pan. Esta claridad significa que un sistema de contabilidad físico es lo suficientemente confiable para reducir algunos de los requisitos de confianza de las transacciones. El tener un requisito de confianza menor permite que el número de socios comerciales potenciales de una persona aumente significativamente.
La segunda solución que brinda la actualización a un sistema de contabilidad físico es quizás más emocionante que la primera. Un registro contable físico siempre emplea una unidad estándar que representa de manera abstracta el valor (una canica, una concha, una marca). Esto hace que sea posible utilizar la canica para intercambiar artículos que no sean una barra de pan. Con el fin de resaltar los masivos beneficios que trae esta actualización, regresaremos al cuento del pescador, el panadero y sus canicas.
Digamos que, con el tiempo, el pescador terminó con tres canicas. En lugar de canjearlas por tres panes, este se las da a su vecino a cambio de una gallina. Este intercambio es un ganar-ganar, el vecino del pescador ahora tiene tres panes que nunca se pudrirán y que él puede usar para intercambiar por otras cosas que pueda necesitar en el futuro. El pescador ahora tiene una gallina que está poniendo huevos que puede cambiar con el panadero por más canicas. La capacidad de representar el valor en forma de fichas le ha dado a la economía una gran cantidad de espacio para crecer y, a su vez, ha creado una enorme cantidad de nuevas oportunidades económicas.
Con el tiempo, las canicas emitidas por el panadero se vuelven más populares para comerciar en la aldea. Pronto, todos los miembros de la aldea empiezan a confiar en el valor representado por las canicas del panadero y comienzan a realizar todas sus transacciones usando estas canicas. En realidad, todo lo que las canicas representan es un “Te Debo” del panadero, pero a nadie le importa lo que se puede cambiar por su valor nominal. Las personas comercian con las canicas porque todos están de acuerdo en que valen la misma cantidad. Debido a que todos creen que las canicas tienen valor, con mucho gusto intercambiarán bienes o servicios por canicas según el valor acordado. Lo que están haciendo estas canicas es servir como una tecnología que le permite a las personas intercambiar valor fácilmente. En otras palabras, las canicas están funcionando como una moneda primitiva.
Esta historia de contraer una deuda (la barra de pan) y representarla como una ficha (una canica) es cómo surgieron las monedas por primera vez en el mundo. Estas fichas variaban de una región a otra e incluían objetos como conchas, canicas, piedras, sal o, a veces, marcas en una tableta de arcilla. Si bien la forma de la ficha variaba, la función era siempre facilitar el intercambio de valor al mover el “registro contable” de los cerebros de las personas a un sistema estándar de unidades físicas.
Para que una ficha física funcionará como una unidad para un sistema de contabilidad físico, está tenía que incorporar cinco rasgos. Lo más importante es que todas las fichas utilizadas sean regionalmente escasas. La escasez hace que la falsificación del valor sea difícil. Estos artículos también tienen que ser duraderos, para que no se desgastaran con el tiempo, deben ser fáciles de transportar para que puedan ser movidos de transacción en transacción, y deben ser reconocibles para que las personas puedan notar fácilmente si están aceptando el artículo correcto a cambio de su bien o servicio. El rasgo final de estos elementos es que sean Fungibles, lo que significa que puedan intercambiarse fácilmente por elementos idénticos, lo que les permite ser usados como unidades de intercambio sin problemas.
Cualquier ficha con estos cinco rasgos puede fácilmente convertirse en una moneda local. El único inconveniente de este sistema es el hecho de que estos tipos de fichas son buenos para facilitar el intercambio de valor, pero no son buenos para almacenar valor. Esto se debe a que estas fichas no almacenar valor a largo plazo, no son dinero, sólo moneda. Si bien puede parecer que una ficha como la canica de nuestro ejemplo podría almacenar valor a largo plazo, en la práctica no es así, y he aquí por qué:
En la aldea de nuestro ejemplo, las canicas comenzaron a usarse como una unidad estándar de intercambio. Los aldeanos estaban usando esta unidad porque una canica representaba una cantidad específica de deuda. Todos los que utilizaban este sistema operaban bajo el supuesto de que todas las deudas son igualmente valiosas. Cuando un aldeano usaba una canica para intercambiarla por otro artículo, la persona que aceptaba la canica estaba de acuerdo en que la deuda de una persona es tan buena como la deuda de otra. La persona que acaba de dar la canica no le debe nada al receptor, pero el panadero técnicamente sí. Si bien el nuevo propietario de esta deuda del panadero probablemente planea cambiarla por otra cosa en lugar de cambiarla por pan, el pensamiento de que teóricamente podría canjearla por pan le da valor a la canica.
Debido a que la canica en este sistema de contabilidad es igual a la deuda del panadero, cuando esta se intercambia, las personas están aceptando la deuda como si fuera un crédito. En el corto plazo, mantener la deuda y tratarla como un crédito funciona, sin embargo, el uso a largo plazo de la deuda como una unidad de cambio presenta problemas. El principal problema que presenta este tipo de sistema se produce cuando ocurre lo que se conoce como “pánico bancario”. Si bien este es un término moderno derivado del sistema bancario moderno, en el sistema de moneda primitivo basado en canicas del ejemplo, el panadero funciona como un banco y es susceptible de un pánico bancario.
En el caso de un “pánico bancario”, demasiadas personas irán al panadero el mismo día, le entregarán una canica y el panadero responderá que no puede dar una barra de pan a cambio de la canica. El panadero emitió demasiadas canicas que ahora están siendo cobradas y él ya no tiene panes ni suministros para hacer más. A las pocas horas de esta interacción, toda la aldea ha escuchado la noticia y, de repente, nadie quiere usar las canicas para comerciar. Las canicas eran valiosas porque representaban valor con el pago de la deuda. Cuando se dan cuenta de que la deuda no va a ser pagada, las canicas pierden todo su valor. Incluso si el panadero pudiera ofrecer una barra de pan por cada canica traída durante su tiempo de vida evitando un pánico bancario, eventualmente está destinado a morir y entonces las canicas perderían su valor.
Esta eventual pérdida de valor es inevitable en un sistema donde la deuda se trata como una unidad de cambio. Como sabemos, no todas las deudas se pagan, y un sistema que utiliza la deuda como la base del valor opera bajo el supuesto de que está se pagará. Esta inevitabilidad del valor perdido es el caso de cualquier moneda que crea valor de una deuda. La inevitable pérdida de valor también significa que cualquier moneda que derive su valor de una deuda sólo sirve para intercambiar valor a corto plazo, pero no para almacenarlo. Esto significa que, si la base del valor en una moneda proviene de préstamos, no es dinero, y por lo tanto no es adecuada para mantener valor a largo plazo.
El hecho de que las primeras formas de moneda no eran buenas para almacenar valor, junto con las mejoras en la tecnología de transporte, exigía una mejora en este sistema. Después de un largo tiempo de sistemas fragmentados regionalmente para el intercambio de valor, los humanos de diferentes regiones empezaron a comerciar entre sí y necesitaban adoptar el primer medio de intercambio global. Eventualmente, el oro emergió como la nueva y mejorada unidad global de intercambio. El oro sirvió como una buena unidad de intercambio global porque era (y sigue siendo) escaso en todo el mundo, pero también era duradero, transportable, reconocible y fungible. El oro permitió a cualquier persona comerciar de forma segura y confiable con cualquier persona de cualquier lugar. Durante mucho tiempo, el oro operó junto con los sistemas regionales, y alrededor del 500 A.C., la mayoría de los sistemas de contabilidad de fichas regionales (conchas, rocas y canicas) fueron abandonados por el oro como un registro contable universal.
Mucha gente se pregunta, ¿por qué el oro? Claro, este tiene las cinco propiedades de las formas más antiguas de moneda, pero también las tienen otros metales preciosos. Para empezar, los humanos siempre han encontrado al oro deseable e intrigante. Los antiguos egipcios lo usaban para la joyería desde el año 5000 A.C., mientras que otras culturas primitivas lo usaron para construir estatuas de sus deidades. Esta atracción natural por el oro le dio un valor intrínseco del que carecían otras monedas primitivas. En otras palabras, el oro no se volvió valioso porque representaba deuda, el oro se volvió valioso porque la gente lo veía como un valor en sí mismo. Este valor intrínseco también distingue al oro de las primeras monedas porque hace que el oro no sólo sea bueno para intercambiar valor sino también para almacenar valor. La gente quería oro (y aun lo quiere) no sólo porque su escasez le dio valor futuro, sino porque lo reconocieron como un material hermoso con un valor estético inmediato.
Algunos dirían que la estética no es realmente un buen motivo para elegir un metal como la representación universal de valor. Entonces, dejando de lado su atracción fundamental, ¿por qué el platino o la plata no se convirtieron en el “estándar dorado”? Si bien la plata ha sido ampliamente usada como moneda, la plata se mancha mucho más fácilmente que el oro, lo que la hace menos duradera que el oro e inferior como una forma para almacenar valor. El platino, por otro lado, es casi demasiado duradero. El punto de fusión del oro es de 1000 grados Celsius, mientras que el del platino es de 1600 grados Celsius. Esta gran diferencia en sus puntos de fusión significa que el oro es mucho más fácil de dividir en unidades más pequeñas que el platino, lo que lo hace más transportable y fungible. El bajo punto de fusión del oro también lo hace mucho más adecuado para la acuñación.
Debido a la maleabilidad, durabilidad y capacidad única de almacenamiento de valor del oro, este se convirtió en la primera forma de “dinero” del mundo. El oro fue la primera tecnología que le permitió a las personas intercambiar y almacenar valor con facilidad. A medida que la idea del oro como una unidad de intercambio confiable que también almacenaba valor comenzó a ponerse de moda, los gobiernos locales tomaron la idea y emitieron las primeras versiones estandarizadas de dinero basadas en monedas que encajarían con nuestra definición moderna de la palabra.
En algún momento entre 700 y 500 A.C., las ciudades-estado griegas comenzaron a emitir monedas de oro uniformes con logotipos gubernamentales estampados en ellas. Estos logotipos certificaban que las monedas fueron emitidas por la ciudad-estado y que era unidades de cambio confiables. Estas unidades de cambio fácilmente estandarizables hicieron que el comercio local fuera fácil y sin problemas. El hecho de que fueran emitidas por el gobierno le dio al gobierno un mayor poder sobre la economía, algo que probablemente no le molestó. Debido a las mejoras introducidas por estas unidades de valor estándar, la idea de la acuñación despegó y tomó por sorpresa al mundo al optimizar la economía. Para la época del imperio romano, las monedas de oro ya eran un estándar y permanecieron así durante mucho tiempo.
Como la mayoría de las tecnologías, eventualmente, las monedas de oro se convirtieron en noticia antigua. Una de las razones por las que el oro era tan genial era porque se podía dividir en pequeñas unidades de cambio del tamaño de una moneda que podían usarse para transacciones pequeñas. Alrededor del año 1000, el aumento de la población causó un aumento tan grande en la demanda de oro que incluso en su forma más pequeña se volvió demasiado valioso para el uso diario. Esto, junto con el hecho de que las personas comenzaron a preocuparse más por el número estampado en una moneda que en los metales preciosos de los que estaba hecha la moneda, crearon las condiciones perfectas para un nuevo tipo de moneda. Durante este tiempo nació el “billete”, la primera forma de papel moneda.
Los billetes eran básicamente pedazos de papel firmados por banqueros privados de metales preciosos que declaraban que ese trozo de papel podía canjearse por una cantidad fija de oro o plata en el banco. Debido a que las personas confiaban en que esos papeles tenían un valor futuro, estos funcionaron muy bien como unidades de intercambio. Los billetes eran un paso adelante para las monedas, pero un paso atrás para el dinero. Los billetes eran significativamente más versátiles y transportables en comparación con el oro, sin embargo, estos funcionaban más como las canicas de “Te Debo” emitidas por el panadero en el ejemplo anterior, haciéndolos inútiles para almacenar valor.
Debido a que los billetes son muy similares al antiguo sistema de moneda basado en fichas, también fueron víctimas de los mismos problemas. Como en el ejemplo del panadero, lo que los banqueros de metales preciosos estaban haciendo era emitir notas de “Te Debo”, lo que significa que el valor representado por un billete se creó a partir de una deuda. Hay innumerables ejemplos de banqueros que emitían más valor en billetes de lo que realmente tenían en sus bóvedas lo que los hacia susceptibles a los pánicos bancarios. Cuando los banqueros fueran víctimas de los pánicos bancarios, sus billetes perderían su valor y afectarían a todos los que los tenían. Además, al igual que en el ejemplo del pandero, el banquero morirá algún día. ¿Cómo se podrían cambiar las notas entonces? El hecho de que estas notas siempre e inevitablemente perderían su valor sólo las hacia útiles para intercambiar valor, no para almacenarlo, convirtiéndolas en una moneda, no en dinero.
Eventualmente, en un esfuerzo por agregar confiabilidad al sistema y convertir la moneda de nuevo en dinero, los bancos centrales respaldados por el gobierno surgieron como el principal emisor de billetes. La idea era que se podía confiar en que el gobierno no emitiría demasiados billetes y que estaría activo durante mucho tiempo. Además, se considera que los gobiernos son instituciones más duraderas que los bancos privados. Inglaterra fue la primera nación en patrocinar billetes respaldados por el banco central. Otras naciones europeas y Estados Unidos rápidamente siguieron su ejemplo.
Los billetes patrocinados por el gobierno probaron hacer un trabajo decente en mantener su valor y, por lo tanto, eran más confiables que los billetes emitiros por el amigable banquero del vecindario. Estos billetes buenos también tenían algunas ventajas sobre las monedas hechas de metales preciosos, incluyendo el hecho de que son más fáciles de transportar y dividir, lo que facilita las transacciones de pequeñas cantidades. Estas ventajas convirtieron a los billetes respaldados por el gobierno en la principal forma de moneda durante siglos. Sin embargo, los billetes tienen algunos inconvenientes graves. Los principales inconvenientes de los billetes y el papel moneda, en general, es que no son muy duraderos (los daños por agua y fuego son comunes) y también son fáciles de falsificar. Además, siguen siendo básicamente un “Te Debo” que, como hemos aprendido, no es algo muy confiable para almacenar valor durante largos periodos de tiempo.
Con el paso del tiempo, los billetes respaldados por el gobierno central se convirtieron en la forma estándar de moneda. El termino específico para un billete respaldado por el gobierno es moneda fiduciaria. En los últimos 600 años, las monedas fiduciarias dominantes han aparecido y desparecido con el poder de la nación que las emite. Durante mucho tiempo, estas monedas fiduciarias fueron respaldadas por metales preciosos, lo que ya no es el caso. En este momento, la moneda de reserva del mundo y la moneda fiduciaria más poderosa es el dólar estadounidense, que dejó de estar respaldado por el oro en 1971, muchas otras monedas perdieron su respaldo de oro después de la Primera Guerra Mundial. Antes de que el dólar estadounidense fuera la moneda más poderosa, ese lugar le pertenecía a la libra de Gran Bretaña. Antes de la libra, estaban las monedas fiduciarias de Francia, los Países Bajos, España y Portugal.
Estas monedas fiduciarias dominantes son todas de diferentes partes del mundo y de diferentes tiempos, pero mantienen rasgos comunes. Lo primero que tienen en común todas las monedas fiduciarias dominantes es que su valor se relaciona directamente con el poder de la nación que las emite. Mientras la nación emisora de una moneda fiduciaria sea una potencia imperial con una economía en auge y un ejército fuerte, la moneda es valiosa. El segundo, y más desafortunado, rasgo que comparten las monedas fiduciarias es que, eventualmente, la nación emisora pierde parte de su poder global de una forma u otra y la moneda pierde todo su valor. La vida útil de una moneda fiduciaria dominante desde el siglo XV ha oscilado entre 80 y 110 años. La vida útil promedio de una moneda fiduciaria, incluyendo las naciones que no son poderes imperiales, es mucho más baja que la vida útil de estas monedas dominantes siendo de tan sólo 27 años.
Aunque quizás estas estadísticas sobre la vida útil de las monedas fiduciarias a menudo se aceptan como hechos de la vida, nosotros creemos que son algo más alarmante. Estas reflejan el hecho de que las monedas no son una buena manera de almacenar valor. Si el ciudadano global promedio comenzara a trabajar al cumplir 20 años y ahorrara su salario extra para su jubilación, en el momento en que se jubile, el salario que ahorró probablemente habrá perdido su valor. Incluso si el salario ahorrado aún conserva valor, este habrá disminuido significativamente. Esto significa que, para ahorrar dinero, una persona necesita tener acceso a instrumentos financieros como acciones, bonos o bienes raíces para poder guardar su valor a lo largo del tiempo. La mayoría de las personas simplemente no tienen tal acceso, lo que significa que están destinadas a generaciones de pobreza como resultado de las limitaciones impuestas por el sistema existente.
La evolución más reciente de la moneda fue su digitalización. Con la invención de los cheques, las tarjetas de crédito, las transferencias bancarias y las tecnologías más recientes como PayPal y Venmo, las personas han dejado de usar efectivo de manera lenta pero segura. Claro, la gente todavía lleva efectivo para pequeñas transacciones diarias, pero la mayoría de las compras grandes se realizan con un cheque, una tarjeta de crédito o una transferencia bancaria. Debido a que las personas se sienten cómodas con el concepto de dinero que no pueden tocar o sostener, más del 90% de la oferta de dinero del mundo es completamente digital. Esto significa que el 90% del dinero en su cuenta bancaria sólo existe como un registro en el libro contable digital de su banco, no como efectivo almacenado en una bóveda en algún lugar. Independientemente de lo que usted piense de este hecho, esto significa que estamos viviendo en la era del dinero digital y la mayoría de la gente no tiene la menor idea.
Aquí es donde nuestro viaje a través de la evolución del dinero y la moneda termina. En este momento, la mayor parte del valor usado en transacciones en el mundo actual toma la forma de monedas fiduciarias digitales (tarjetas de crédito, PayPal Venmo) que les permiten a las personas intercambiar valor fácilmente pero no mantienen este valor con el paso del tiempo. Además del hecho de que estas monedas fiduciarias digitales no conservan bien su valor, también son muy susceptibles a las infracciones de seguridad, como lo hackeos, el robo de identidad y otros tipos de fraude. Los problemas de seguridad que son inherentes a las monedas fiduciarias digitales conllevan un costo que se transfiere a los ingenuos consumidores. Las monedas fiduciarias digitales son imperfectas, esto se debe a que no fueron diseñadas para el mundo digital. A pesar de su imperfección, las personas continúan usándolas diariamente porque desconocen sus defectos y no conocen ninguna alternativa convincente. Sin embargo, ahora si existe una alternativa convincente, el dinero que se creó para el mundo digital en el que vivimos. El dinero está listo para evolucionar de nuevo.

Introducción

Lo primero y lo más importante que debes saber es que las Bitcoins y otras criptomonedas NO son monedas propiamente dichas. Es posible que hayas visto en las noticias, imágenes de una moneda de oro adornada con una lujosa “B”, esta imagen es solamente una abstracción de un bitcoin, no la realidad. Trata de olvidar la asociación que tenemos entre las criptomonedas y las monedas físicas con las que estamos familiarizados. En realidad, Bitcoin y otras criptomonedas son más parecidas a la tecnología como el Internet que a los dólares, euros o cualquier otra moneda que exista en la actualidad. Para iniciar, este puede ser un concepto confuso, pero nuestro objetivo con esta guía es desmitificar y hacer accesibles todas las cosas encriptadas. Regresaremos a estas tecnologías, lo que hacen y por qué son valiosas más adelante, pero primero abordaremos los fundamentos.
Con el fin de abarcar adecuadamente estos fundamentos, tendremos que introducir una pequeña cantidad de cripto-jerga. Estos términos y los temas relacionados serán abordados con mucho detalle más adelante en esta guía, pero por ahora, esta es la forma cómo utilizaremos esta terminología y cómo se relacionan estos términos. En primer lugar, generalmente usaremos el término criptoactivo en lugar de la “criptomoneda” que es usada más comúnmente. Todo lo que pienses como una “criptomoneda” también se puede llamar criptoactivo.
Una criptomoneda es un tipo abstracto de moneda digital diseñada para ser utilizada como dinero, como un bitcoin. El criptoactivo es un término más amplio utilizado para referirse a cualquier representación digital de valor que se registra en un tipo especial de libro de contabilidad compartido. Este tipo específico de libro de contabilidad creado para llevar el registro de criptoactivos se mantiene actualizado mediante una red de computadoras par a par que colaboran siguiendo estrictas reglas matemáticas. Este tipo de libro de contabilidad compartido mantenido por una red que sigue reglas matemáticas se conoce como blockchain. Cualquier implementación de este tipo de libro de contabilidad compartido puede describirse como tecnología blockchain. Los criptoactivos solamente pueden existir como un registro en un blockchain, lo que significa que cuando se usa el término criptoactivo, el hecho de que el criptoactivo sea también una tecnología blockchain está implícito. Sin embargo, solamente porque algo sea una tecnología de blockchain, eso no implica necesariamente que sea un criptoactivo.
Los detalles acerca de estos términos serán presentados más adelante en la guía, pero por ahora, solamente se necesita una conciencia general de cómo se relacionan. La forma en que se ajustan estos términos puede organizarse en orden de lo más general a lo más específico de la siguiente forma: tecnología blockchain, criptoactivos, criptomonedas y bitcoin. Bitcoin es una criptomoneda, pero no todas las criptomonedas son bitcoins. Las criptomonedas son criptoactivos, pero no todos los criptoactivos son criptomonedas. Los criptoactivos son una forma de tecnología blockchain, pero no toda la tecnología blockchain toma la forma de criptoactivos. Esta guía siempre utilizará el más específico de estos términos que sean aplicables dentro del contexto en el que lo estamos utilizando. Así que, con esa jerarquía de términos en mente, podemos volver a la tecnología.
Tal vez tu compañero de trabajo nerd o primo experto en tecnología ha tratado anteriormente de explicarte sobre Bitcoin, criptoactivos, blockchains, o algún otro tema relacionado. Tal vez aprendiste algo, o quizás te dejaron muchas más preguntas que respuestas. El motivo de tu confusión es, de hecho, muy sencilla: la tecnología Blockchain (la tecnología que impulsa el Bitcoin y las criptomonedas) es completamente diferente de cualquier cosa de la que hayas escuchar hablar. Las Blockchains no son solamente un desarrollo tecnológico, también son un desarrollo social, político y económico.
Las Blockchains son tecnologías complejas con el potencial de ser más útiles en la vida cotidiana que la red mundial. Con las aplicaciones de blockchain difíciles de usar de hoy en día, la mayoría de las personas no tienen interés en usar Bitcoin o cualquier otra blockchain. Sin embargo, a medida que estas tecnologías se vuelvan más fáciles de usar, el interés en las blockchains y sus aplicaciones comenzará a crecer. Con la información disponible en esta guía, no tendrás que esperar a que las blockchains se conviertan en convencionales para comprender cómo encajan en tu mundo.
En esta guía abordaremos el concepto de las blockchains y las criptoactivos desde todos los ángulos para que cualquiera pueda entender las aplicaciones actuales y futuras de la tecnología blockchain. También abordaremos el aspecto más discutido de la tecnología blockchain, su valor. ¿Es valioso? ¿Puede proporcionarte valor? ¿Y eso qué significa? Esta guía profundizará en el valor de las blockchains y los criptoactivos, pero nunca discutiremos su valor monetario o especulativo. En cambio, nos enfocaremos en lo que vemos como el verdadero valor de esta tecnología, su capacidad para ayudar a la humanidad a crear sistemas más equitativos socialmente.
Nosotros en Blockteq creemos que la tecnología blockchain es valiosa porque les permite a los humanos crear sistemas en los que todos en el planeta puedan confiar, no solamente personas de privilegio. Sin embargo, para que un nuevo sistema basado en la blockchain cree esta confianza generalizada, las personas necesitarán algún tipo de comprensión sobre cómo funcionan las blockchain. Una vez que las personas entienden cómo funcionan las blockchains, pueden comenzar a imaginar cómo se puede usar una blockchain como herramienta para reconfigurar o reemplazar los sistemas existentes que han perdido su confiabilidad. Dicho esto, si bien existe un gran potencial para que la tecnología blockchain para utilizarse como una herramienta para crear sistemas más confiables y socialmente equitativos, esto no es una garantía. Todo depende de cómo los usuarios (ese eres tú) deciden usarlo.
Para muchos, la idea de aprender a usar la tecnología blockchain parece más problemática de lo que vale. Las tecnologías actuales de blockchain son complicadas y no refinadas, lo que significa que pueden ser difíciles de entender. Si bien esto no tiene por qué ser el caso, en Blockteq creemos que hay dos razones principales por las cuales a menudo la tecnología blockchain resulta tan confusa para las personas.
La primera razón es que las blockchains son un nuevo tipo de tecnología, una tecnología como nunca antes la hemos visto. Aquí es útil pensar en tecnologías como la electricidad, los automóviles, los teléfonos, las computadoras y en el Internet, porque también en su momento fueron consideradas como nuevas y confusas. Tal vez entiendas la mecánica de cómo funcionan todas estas tecnologías que utilizamos todos los días, pero es muy probable que no. Sin duda no. Lo que sí sabemos es que una casa iluminada con bombillas eléctricas funciona de forma diferente que una casa iluminada con velas, que un automóvil es completamente diferente de un carruaje y que el Internet es mucho más que un teléfono lujoso. Sabemos esto porque utilizamos estas tecnologías constantemente y entendemos su utilidad a través de la experiencia. Cuando aún se trataba de nuevas tecnologías, era difícil imaginar que iban a ser útiles, y mucho menos que fueran a utilizaran en todo el mundo a diario. El blockchain se ajusta a este patrón de una tecnología emergente con el potencial de cambiar radicalmente nuestra realidad cotidiana. Pero, debido a su actual forma nueva y confusa, aún es un reto entender cómo pueden hacer que todo sea más fácil o más sencillo. Entender las posibles aplicaciones de cualquier nueva tecnología antes de que se vea un uso generalizado, es difícil, las tecnologías de blockchain no son una excepción a este hecho.
La segunda razón por la que entender las blockchains puede ser difícil, es que para imaginarse cómo funcionan requiere un reconocimiento de por qué las necesitamos. Hasta el momento, solo unas pocas personas han conectado la forma “en que técnicamente funcionan las blockchains” y el “qué propósito social cumplen las blockchains”. Para que la tecnología blockchain sea utilizada apropiadamente a gran escala, estos puntos deberán estar conectados. El primero tiene muchas explicaciones claras, el último, no mucho.
La explicación de Blockteq de por qué necesitamos la tecnología blockchain comienza con el hecho de que creemos que los sistemas e instituciones dominantes en el mundo de hoy limitan a una gran mayoría de las personas desde experimentar la misma calidad de vida que se les otorga a unos pocos. La desigualdad que existe dentro de estos sistemas e instituciones significa que son opresivos por naturaleza. Como resultado de la opresión mantenida por estos sistemas, la mayoría de la gente necesita desesperadamente nuevos y mejorados sistemas. Las blockchains pueden usarse como base sobre la cual pueden construirse nuevos sistemas de liberación. Creemos que este es el aspecto más útil de la tecnología blockchain.
Imaginarse las blockchains como una herramienta de liberación puede ser difícil cuando la ola inicial de las personas que adoptan la tecnología blockchain ha consistido principalmente en especuladores financieros privilegiados (tipos de accionistas comerciales) que no están directamente afectados por la naturaleza opresiva de nuestros sistemas existentes. La mayoría de estos especuladores privilegiados ya tienen una moneda fiduciaria (relativamente) estable, una sección sólida de herramientas de banca en línea de alta calidad, un gobierno que ellos sienten que los representa, y muy pocas o ninguna barrera social para entrar en un mercado. Esto significa que a partir de ahora, los sistemas económicos, sociales y gubernamentales ya están trabajando para este pequeño grupo de personas privilegiadas.
Estas personas NO son para quienes esta tecnología fue creada, y son una minoría a nivel mundial. La mayoría de las personas que viven hoy en día están oprimidas y no cuentan con ninguno de los lujos que los especuladores de blockchain consideran que es una parte natural de la vida. Debido a esto, las personas que sienten que pueden confiar en nuestros sistemas financieros, políticos y sociales generalmente tienen problemas para comprender la necesidad de la tecnología blockchain. Para que las personas privilegiadas puedan ver todo el potencial de esta tecnología, deben ponerse en el lugar de una persona promedio de Venezuela, Zimbabwe, Turquía o incluso en los zapatos de una persona menos privilegiada que vive en los EE. UU.
Un cambio enérgico en la perspectiva le permite a una persona privilegiada darse cuenta de que los sistemas financieros, políticos y sociales vigentes en la actualidad están por debajo de la media, son opresivos. Como este cambio de perspectiva viene con la admisión de que muchos de los sistemas globales dominantes son deshumanizantes para la mayoría de la población mundial, lo llamaremos la “perspectiva humana”.
Aceptar la “perspectiva humana” implica admitir que los sistemas socioeconómicos y políticos opresivos no son exclusivos de las naciones en desarrollo, sino que también están vivos y en buenas condiciones en naciones “económicamente prósperas” como Estados Unidos. Nuestra nación no es inmune a los problemas de Zimbabwe o Venezuela, de hecho, aquí existen exactamente los mismos problemas. Estos problemas simplemente se ocultan detrás de astutos mitos culturales como “cualquiera puede subir la escalera hacia la cima” y “nuestros sistemas democráticos justos significan que a todos en los Estados Unidos se les concede la misma libertad”.
Como persona privilegiada, para quien estos mitos parecen ser ciertos, adoptar la perspectiva humana requiere reconocer que estos mitos son en realidad mitos. Esto significa admitir que los sistemas económicos, políticos y sociales que muchos de nosotros creemos que son seguros, confiables y justos en realidad no son ninguna de estas cosas. De hecho, estos sistemas carecen de seguridad, son poco confiables y se comportan injustamente con la mayoría de sus participantes. El hecho de que estos sistemas ya opriman a ciertos grupos de personas significa que son sistemas inherentemente opresivos que podrían comenzar a oprimirte en cualquier momento. Además, debido a que estos sistemas son muy opresivos para algunas personas, nadie debería confiar en ellos. Para aquellos que confían en los sistemas existentes, la idea de que estos sistemas son disfuncionales y deshonestos puede ser una píldora difícil de tragar.
Ya que la verdad sobre nuestros sistemas es difícil, adoptar la “perspectiva humana” y entender la necesidad social de las blockchains como persona privilegiada, a menudo puede ser mucho más difícil que entender la mecánica de cómo funcionan realmente las blockchains. Es por esto que muchas personas entienden cómo funciona la tecnología y aún están gritando que la tecnología blockchain “no tiene ningún caso utilizarla”. En otras palabras, estos críticos no entienden por qué la tecnología blockchain sería un reemplazo adecuado para los sistemas actuales porque no los ven que sean opresivos.
Por otro lado, los grupos de personas desfavorecidas, ya pueden comprender la naturaleza impredecible y opresiva de nuestros sistemas a partir de la experiencia de primera mano. Pueden ver cómo esta tecnología es útil porque los sistemas existentes no funcionan para ellos en lo absoluto. Debido a esto, creemos que las personas más oprimidas en nuestro mundo serán las primeras en descubrir las mejores aplicaciones para la tecnología blockchain y las primeras en descubrir su verdadero valor. Estas aplicaciones más útiles de blockchains no existen porque las poblaciones oprimidas aún tienen que tener acceso a la información de calidad sobre cómo la tecnología blockchain puede funcionar para ellos.
Una mejor comprensión que rodea a las funciones de la tecnología blockchain emparejado con el diálogo sobre la forma en que puede ser utilizado como una herramienta para la humanización, dará lugar a innovaciones que no se pueden imaginarse hoy en día. Sin embargo, para que esto suceda, debe existir una colección de recursos educativos que facilite un diálogo sobre la función de la tecnología blockchain y cómo puede usarse como una herramienta para el cambio social. Esta guía pretende ser uno de los muchos recursos educativos que se agregan a este diálogo, no un recurso que declara que conocemos el verdadero valor del blockchain y que también puedes conocerlo si tan solo escuchas. Para que la información que proporcionamos aquí, sea valiosa, debe tomarse como parte de un diálogo en el que tú también estás involucrado. La única forma de cultivar un entendimiento integral del verdadero valor de la tecnología blockchain que se obtendrá es a través del diálogo, no solamente leyendo una guía.
Además de la confusión en torno a la tecnología blockchain, se encuentran muchos de los recursos educativos existentes sobre el tema. Estos recursos a menudo rechazan la posibilidad de proporcionar una educación integral a través del diálogo mediante la adopción de una posición extrema en uno de los dos extremos opuestos de un espectro. En un extremo de este espectro se encuentran los recursos que explican exclusivamente el valor financiero especulativo de la tecnología. En el otro extremo del espectro, hay recursos que proporcionan explicaciones altamente técnicas de la tecnología blockchain, pero pasan por alto su propósito social.
Los educadores enfocados en el valor especulativo de la tecnología blockchain creen que lo mejor de los criptoactivos es su capacidad de ser comercializados como inversiones especulativas, al igual que las acciones. Estos educadores suelen adjuntar el “valor verdadero” a su precio en dólares, euros u otra moneda fiduciaria y especular que su valor en comparación con estas monedas aumentará enormemente con el tiempo. Las explicaciones que atan el valor de criptoactivos a los dólares o duros crean varios resultados negativos. Uno de estos resultados es que hacen que algunas personas sientan que están siendo presionados para unirse a un esquema piramidal. Estas personas a menudo piensan algo así como: “si estas cosas fueran tan grandiosas, no tendrían que prometer rendimientos descabellados para hacer que la gente los compre”. Este grupo descarta completamente la tecnología porque confían en que es exclusivamente un activo que forma una burbuja especulativa gigante y no sirve para nada más que para la especulación.
Otro posible resultado de este tipo de explicación es la reacción opuesta. Las explicaciones demasiado exageradas del potencial especulativo de esta tecnología hacen que las personas se entusiasmen con la inversión en una tecnología revolucionaria, disruptiva y que cambia el mundo. Pueden ver cuántas criptomonedas han aumentado en valor desde el año pasado, y se apresuran a comprar algo que tienen poco o ningún entendimiento real. Este temor a perderse (FOMO) crea la burbuja muy especulativa al que el otro tipo de persona le tenía temor. Pensar en los Criptoactivos exclusivamente como herramientas especulativas es contraproducente ya que divide a la gente en dos categorías extremas: la categoría “los criptoactivos no tienen valor” y la categoría “todos seremos millonarios el próximo año”. Ambos grupos probablemente estén equivocados, y ninguno de los grupos está preparado para usar la tecnología subyacente para crear un cambio significativo.
En el otro extremo del espectro se encuentra la forma altamente técnica de explicar la tecnología blockchain. Este estilo de educación es quizás menos perjudicial que el otro estilo, pero ciertamente no es más útil. El problema aquí es que si bien hay muchas buenas explicaciones de cómo realmente funciona la tecnología, mecánicamente hablando, rara vez explican cómo puede usarse verdaderamente. Esto es muy parecido a explicar cómo funciona el motor de un automóvil para una persona en 1910 sin mostrarle cómo funciona un dispositivo de tracción de cuatro ruedas. Si le preguntas a esta persona “¿No es espectacular el motor? ¿No crees que va a cambiar el mundo? ¿No quieres usar este producto? Es probable que esta persona te mire de una un por largo tiempo y con mirada vacía y luego se vaya a caballo tan rápido como pueda. Así es como mucha gente reacciona a las explicaciones técnicas de los criptoactivos. Incluso si una persona entiende cómo funcionan las blockchains desde una perspectiva de la informática, es difícil ver las aplicaciones sociales de la tecnología simplemente analizandolas técnicamente. Esta falta de conexión entre la función y el uso puede llevar al científico informático a perder interés rápidamente.
La razón de mencionar el estado actual de la educación blockchain, es decir que esta guía tiene como objetivo evitar los problemas comunes asociados con la educación blockchain. Examinaremos los aspectos técnicos y sociales de la tecnología blockchain mientras imaginamos de forma optimista su potencial y discutimos de forma realista sus deficiencias. Al ver que cada lector lleva su propio conocimiento sobre el mundo, también te invitamos y animamos (el lector) a contribuir con todos y cada uno de los pensamientos que tengas que compartir en relación con los temas en cuestión. Utilizando nuestro conocimiento colectivo, podemos desarrollar una base de conocimiento que proporcionará un entendimiento equilibrado de la tecnología blockchain y en la que no se ajusta a nuestro mundo.
Ya que nos darás un poco de tu atención (y esperamos que también de tu perspectiva), nos gustaría hacerte algunas promesas a cambio. En primer lugar, y lo más importante, esta guía NUNCA tratará de convencerte de que es una buena idea invertir en la tecnología blockchain comprando un criptoactivo. Los Criptoactivo son altamente volátiles y, como tales, son increíblemente riesgosos como inversión. En Blockteq no recomendamos los criptoactivos al inversor promedio y nunca ofrecemos asesoramiento financiero de ningún tipo.
Una vez que hayas terminado de leer esta guía, tendrás una gran cantidad de conocimiento sobre los criptoactivos, blockchains y su verdadero valor. Con este conocimiento, puedes decidir o no si poseer un criptoactivo es para ti. Sin embargo, tendrás suficiente conocimiento de la tecnología blockchain para comenzar a imaginar cómo podrías usarla para mejorar los sistemas en los que participas. Tal Vez descubras que la tecnología blockchain podría mejorar algunos aspectos de tu vida sin que tengas que comprar un solo criptoactivo. De cualquier manera, esta guía nunca intentará venderte nada, y eso es una promesa.
En segundo lugar, te prometemos nunca presentar nuestras opiniones con el pensamiento de que son verdades absolutas que tu también las debas creer. La información presentada aquí acerca de la realidad de nuestra situación humana nunca pretende reemplazar lo que ya sabes. Eres una persona en tu mundo y no sabemos más sobre tu mundo que tú. Solo tú eres un experto en el mundo desde donde lo veas. Esta guía simplemente es una explicación de nuestra perspectiva sobre el mundo en lo que se refiere a la tecnología blockchain, cuando contradiga tu perspectiva, toma nota de esto y haznoslo saber. El descubrimiento de estas contradicciones nos ayudará a desarrollar una imagen mucho más completa de la realidad objetiva en la que ambos existimos y nos permitirá encontrar soluciones mucho más efectivas a los problemas que encontramos en esta realidad. Esta guía ha sido creada para comenzar un diálogo y nunca pretende ser una presentación unilateral sobre una realidad objetiva en la que todos somos partícipes.Finalmente, esta guía promete nunca intentar explicar ningún aspecto técnico de una solución basada en criptoactivo sin antes explicar el problema del mundo real que intenta resolver. En otras palabras, esta guía no solamente apuntará al motor y dirá “¡mira, un carburador y valvulas de combustible, qué buen motor!”. Esta guía dirá “¡este es un buen motor porque puedes alimentarlo con gas! Va a hacer que estas cuatro ruedas giren y te llevara a la tienda de comestibles y regresaras sin dejar un montón de estiércol de caballo en la carretera”.
Prometemos que nos mantendremos fieles a estas promesas para que el lector pueda aprender de forma fácil, cómoda y segura sobre Bitcoin, las blockchains y los criptoactivos. Nuestro objetivo para este recurso educativo es que sea una pequeña parte del amplio diálogo sobre cómo puede utilizarse la tecnología blockchain para crear un mundo lleno de sistemas socialmente más equitativos. Nuestra esperanza es que nuestros lectores tomen esta información con las mismas intenciones participativas. Para ayudar al lector a realizar plenamente esta intención, esta guía te pide tres cosas.
1. Piensa desde la “perspectiva humana”.
2. Participa en un diálogo con el texto, nuestra visión es limitada.
3. Constantemente imagina dónde encajan las blockchain en tu mundo/donde no encajan.
Si puedes aceptar estas cosas, entonces estás listo para comenzar tu viaje de convertirse en un experto en el tema de Bitcoin, las Blockchains y los Criptoactivos. Gracias por unirte a Blockteq con la intención de co-crear un mundo más confiable y equitativo a través del uso de la tecnología blockchain. Estamos emocionados de co-crearlo contigo.